1) El método del ayuno intermitente

El ayuno intermitente es un tipo de alimentación basada en la naturaleza del ser humano. Nuestros antepasados no conocían las comidas fijas como el desayuno, el almuerzo y la cena.

Estamos programados genéticamente para arreglárnoslas sin comer también por períodos más prolongados. Y eso no es todo, nuestro cuerpo y nuestra salud se benefician enormemente de este descanso de comida.

Durante el ayuno intermitente te abstienes de comer varias veces a la semana durante un período de tiempo limitado para darle a tu cuerpo un descanso.

Este descanso estimula procesos en tu cuerpo que le ayudan a perder peso, fortalecer la salud y aumentar tu bienestar.

En principio, cualquier adulto puede ayunar. A excepción de las mujeres embarazadas o en período de lactancia, ya que su cuerpo tiene necesidades específicas durante estos períodos.

Los siguientes grupos de personas deben consultar a su médico si el ayuno intermitente es adecuado para ellos:

  • los enfermos crónicos (como la diabetes tipo 1 y 2; enfermedades del hígado, riñón o corazón, gota, etc.)
  • las personas dependientes de medicación regular
  • personas que padecen o han padecido desórdenes alimenticios y personas de bajo peso

Existen muchos tipos de ayunos diferentes, los más conocidos son

  • 16-8: ayunas durante 16 horas y comes durante 8 horas
  • 5-2: ayunas dos días no consecutivos a la semana
  • 10in2 o ayuno alterno: ayunas un día, comes un día de forma normal, ayunas un día, etc.
  • OMAD (One Meal A Day): solo comes una comida al día

BodyFast te ayuda a encontrar el tipo de ayuno que te resulte más eficaz e introduce mucha variedad en la rutina del ayuno.

El ayuno intermitente mejora tu salud.

  • El ayuno tiene un efecto positivo en los niveles de azúcar e insulina en sangre, el colesterol LDL y la presión sanguínea.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

El ayuno te ayuda a bajar de peso.

  • Estimula la quema de grasas.
  • Se ahorran comidas.

Tu rendimiento y bienestar aumentan.

  • Mejora la memoria del cerebro.
  • Además, el ayuno ralentiza el proceso de envejecimiento al reciclar las células viejas y dañadas.

Lee más aquí.

Los períodos de ayuno hacen que te saltes algunas comidas que no recuperas en los horarios de comida.

Esto automáticamente genera un déficit de calorías y quemas grasa adicional gracias a los procesos activados por el ayuno intermitente.

A diferencia de las dietas convencionales, el ayuno intermitente no tiene normas que te dicen lo que debes comer y lo que no. El ayuno intermitente se adapta a tu vida, ¡no al revés!

De este modo, creas nuevos hábitos paso a paso y de forma saludable y duradera.

Las dietas convencionales hacen que, con el tiempo, el metabolismo se adapte a la reducción de calorías, lo que influye negativamente en el sistema hormonal. Consumes menos energía y tienes más hambre.

El ayuno intermitente, en cambio, activa el metabolismo y las hormonas se mantienen en equilibrio. ¡No hay efecto yo-yo!

El ayuno intermitente es un estilo de vida. Puedes mantenerlo todo el tiempo que quieras, incluso cuando hayas alcanzado el peso deseado.

Con el ayuno intermitente haces algo bueno para tu salud a largo plazo.

En el ayuno intermitente solo cuenta el horario de comer.

Por eso, puedes combinarlo fácilmente con otros estilos de alimentación, como el vegetarianismo, el veganismo o la alimentación cetogénica.

2) Tu primera semana de ayuno

Los planes semanales, recordatorios y estadísticas te brindan la estructura y la variedad que necesitas para seguir tu progreso.

La aplicación te motiva y te acompaña en el camino hacia un estilo de vida saludable y duradero.

Si eres principiante, te aconsejamos empezar con el programa Coach recomendado o con un plan sencillo como el 14-10 o el 16-8.

De este modo, acostumbras tu cuerpo al ayuno y sientas las bases para el éxito.

Después de 2-3 semanas, puedes variar tu plan o dejar que el Coach elija el plan que mejor se adapte a ti.

No existen reglas establecidas. A muchas personas les resulta más fácil saltarse el desayuno.

Pero cada persona es diferente. Organiza tus períodos de ayuno de manera que se adapten a tu estilo de vida.

Sobre todo al principio es importante que no te lo pongas demasiado difícil para que puedas mantener tu plan. Más adelante, podrás ponerte nuevos desafíos.

Como es natural, una alimentación saludable favorecerá que logres tus objetivos. Pero, por el momento, en el ayuno intermitente solo cuenta el horario de comer.

El descanso consciente de comer ya es un gran cambio que activa muchas cosas y crea nuevos hábitos saludables.

Da un paso cada vez y escucha siempre a tu cuerpo.

  1. Realiza el programa Coach recomendado o elije tú mismo un comienzo suave, por ejemplo, con 14-10 o 16-8.
  2. Come alimentos nutritivos y bebe suficiente líquido (al menos 2,5 litros al día).
  3. Además de pesarte, mide los contornos de tu cuerpo.
  4. Mantén bajos tus niveles de estrés y busca el equilibrio y la relajación.
  5. Sé paciente y no te fijes en los demás. Cada cuerpo es diferente.

No necesariamente. Inicialmente, el ayuno supone un estrés no habitual para tu cuerpo. Si le exiges demasiado, muy rápido, puede bloquearse.

Para beneficiarte de los numerosos efectos positivos del ayuno intermitente a largo plazo, aumenta la dificultad de forma gradual.

Es aconsejable alternar los períodos de ayuno de vez en cuando para mantener el metabolismo en marcha.

Tu salud y tu figura también se beneficiarán de ello. Y te permitirá probar otros métodos de ayuno.

Esto es precisamente lo que el Coach de BodyFast hace por ti para que alcances tus objetivos de forma eficaz.

Eso varía mucho de una persona a otra. El peso corporal depende de muchos factores, especialmente del contenido de agua del cuerpo.

Ten paciencia y dale a tu cuerpo el tiempo que necesita para adaptarse. Una pérdida de peso saludable y duradera es de unos 0,5-1 kg a la semana.

Las fluctuaciones también son algo totalmente normal y forman parte de tu camino.

Algunas personas pierden peso al principio, mientras que otras incluso ganan algo de peso. Estas variaciones de peso se deben principalmente a cambios en el balance hídrico y no a una ganancia o pérdida de grasa.

Ten un poco de paciencia, no te fijes en los demás y continúa. Los resultados llegarán.

Pésate como máximo una vez a la semana a la misma hora del día y en las mismas condiciones, preferiblemente por la mañana y en ayunas.

Las fluctuaciones a corto plazo del peso corporal se deben al balance hídrico. Lo importante es que la tendencia sea a la baja.

Tómate las medidas corporales 1-2 veces al mes para que puedas vigilar más de cerca tu progreso.

El ayuno intermitente no es una dieta temporal. El ayuno intermitente le brinda un descanso a tu cuerpo y le sienta bien.

Te invitamos a trabajar con tu cuerpo, y no en su contra. No te generes un estrés innecesario.

Por regla general, tu cuerpo necesita de 2 a 3 semanas para adaptarse y acostumbrarse al ayuno.

También depende de cómo definas el éxito. No pienses solo en los números. Presta atención a los pequeños cambios que experimentas a nivel físico, mental y emocional.

3) Durante el período de ayuno

Durante el período de ayuno no comes nada, pero bebes suficiente líquido.

Puedes beber agua (con o sin gas), tés (infusiones sin aromatizantes) y café (solo) sin ningún tipo de aditivos.

Sí, se puede. Pero no exprimas la fruta ni te la comas. De este modo te mantienes en el modo de ayuno.

Los cambios siempre son extraños al principio. Prueba diferentes tipos de café o añádele un poco de agua.

O simplemente disfruta de tu café con leche durante el horario de comida, ya sea con leche o con alternativas a base de plantas.

Recomendamos no consumir calorías ni siquiera durante los períodos de ayuno más largos. ¡El cuerpo puede con ello!

Pero si al principio aún te resulta difícil, debes dejar un período de al menos 14-16 horas entre las pequeñas comidas.

No, todos estos alimentos rompen el ayuno.

Uno de los objetivos del ayuno intermitente es conceder al cuerpo un descanso completo de la constante ingesta de comida.

No, los edulcorantes también pueden provocar ansiedad por comer, influir en los niveles de insulina y romper tu ayuno, aunque no tengan calorías.

No importa si son naturales (como la stevia) o producidos artificialmente (como el aspartamo).

Solo durante el horario de comida, ya que contiene fructosa.

En cualquier caso, el vinagre de manzana es más beneficioso si lo tomas con alimentos.

Si te las ha prescrito tu médico, deben tomarse según las indicaciones sin excepción.

De lo contrario, recomendamos tomarlos en el horario de comida para no romper el ayuno.

Los batidos solo deben tomarse durante el horario de comida.

Lo ideal es que programes un entrenamiento al final del ayuno y tomes el batido después.

No, el chicle sin azúcar también puede provocar una respuesta de la insulina y romper el ayuno.

Además, el chicle activa procesos digestivos, como la producción de ácidos gástricos y aumenta la ansiedad por comer.

Incluso las cantidades más pequeñas de alimento pueden romper tu ayuno.

No existen estudios acerca de las 30-50 calorías que supuestamente se pueden ingerir durante el ayuno. Si quieres estar seguro, prescinde de ellas.

El ayuno sucio significa que durante el período de ayuno se ingiere una pequeña cantidad de comida (p. ej., leche en el café).

Como regla general: el ayuno sucio no es un ayuno. Si realmente quieres ayunar y beneficiarte de sus efectos positivos, no hagas excepciones.

4) Alimentación

El ayuno intermitente no te dice lo que puedes comer y lo que no. Pregúntate a ti mismo qué puedes hacer para que tus comidas sean más saludables.

Estas son algunas recomendaciones generales:

  • Come alimentos frescos y no procesados.
  • Come alimentos ricos en fibra como verduras y productos integrales.
  • Reduce el consumo de azúcar y edulcorantes.
  • Come alimentos ricos en proteínas como carne, pescado, huevos, productos lácteos o de soja, frutos secos y legumbres.

El efecto adelgazante se debe principalmente a que durante el período de ayuno el cuerpo quema las grasas.

Pero una cosa es segura: puedes maximizar tu progreso si evitas en gran medida los alimentos azucarados y altamente procesados.

Con el ayuno intermitente no necesitas calcular calorías para perder peso.

Existen estudios que indican que la tasa de error a la hora de calcular las calorías es de hasta un 25 %. Ni siquiera con libros o aplicaciones es posible determinar de forma precisa el consumo ni las necesidades de calorías.

Asegúrate de que las porciones sean moderadas y reduce el consumo de alimentos no saludables y de comida rápida, que contiene mucha azúcar.

Con el ayuno intermitente te saltas comidas conscientemente, lo que automáticamente conduce a un déficit de calorías y pierdes peso.

No existen normas para los horarios de comida. Puedes elegir libremente cuándo comer. Presta atención al hambre natural y a tu cuerpo.

Tú decides cuántas comidas quieres hacer. Aunque te recomendamos mantener tu ritmo natural.

La alimentación saludable no tiene por qué ser una ciencia.

A continuación, te presentamos una guía sobre las porciones adecuadas y un comportamiento alimenticio más intuitivo:

  • En cada comida, come una porción del tamaño de la palma de la mano de alimentos proteínicos (carne, huevos, productos lácteos, legumbres, etc.) y una porción del tamaño de un puño de vegetales.
  • Añade una porción del tamaño de un pulgar de alimentos grasos (como mantequilla, aceite y frutos secos).
  • Como complemento, puedes añadir un puñado de hidratos de carbono (pasta, arroz, fruta).

Estas indicaciones son para las mujeres, los hombres deben duplicar la cantidad.

Como es lógico, puedes adaptar esta composición a tu tipo de alimentación (p. ej., baja en carbohidratos) y a tus necesidades.

Sobre todo después de períodos de ayuno más largos (>24 h) te recomendamos comenzar con una comida ligera y baja en azúcar.

A la mayoría de las personas les sienta bien la fruta, la verdura, la carne magra, el pescado, los batidos, el caldo, la sopa u otros alimentos similares. Prueba diferentes cosas hasta encontrar la más adecuada para ti.

En las publicaciones, se recomiendan de 30 a 40 ml de líquido por kilogramo de peso corporal. Si realizas actividad física y a altas temperaturas, puede ser más.

Para determinar cuál es la cantidad de agua idónea para ti, utiliza el rastreador de agua de la aplicación. Lo encontrarás en las estadísticas.

El ayuno intermitente también funciona sin recetas especiales ni planes nutricionales.

Si lo deseas, puedes intercambiar ideas y sugerencias con otros BodyFasteros en nuestro grupo de Facebook.

¡Sí! Lo que tiene de especial el ayuno intermitente es que puedes combinarlo con cualquier tipo de alimentación.

5) Problemas al ayunar

Sobre todo al comienzo de tu andadura en el ayuno, puede que sientas hambre. Eso es totalmente normal, ya que nuestro cuerpo se ha acostumbrado a recibir alimentos constantemente.

Con el ayuno intermitente aprendes a sentir el hambre natural. Dale tiempo a tu cuerpo para que se adapte al cambio. Pronto la sensación de hambre dejará de ser desagradable.

Mientras tanto, te puede ayudar tomar un gran vaso de agua y cualquier tipo de distracción, como leer un libro, salir a pasear o ver una película.

En la mayoría de los casos, no se trata de un hambre físico real, solo es nuestra mente tratando de jugarnos una mala pasada.

Bebe enseguida un gran vaso de agua. Distráete. Lee algo, sal a dar un paseo o mira alguna película interesante.

El hambre viene en oleadas, después de poco tiempo vuelve a desaparecer. El secreto está en perseverar.

Asegúrate de comer alimentos saludables y limitar tu consumo de azúcar durante los horarios de comida. Eso también previene los ataques de ansiedad por comer.

Presta mucha atención a tu cuerpo. Al principio, no estás acostumbrado al ayuno.

Si solo es por el cambio, intenta aguantar la semana y, después, evalúa la semana en consecuencia. Si el malestar se debe a razones físicas, interrumpe el ayuno y consulta a un médico si fuera necesario.

Vuelve a empezar cuando te sientas con ganas.

Siempre es posible que no puedas respetar el ayuno. ¡Ningún problema! Empieza de nuevo y hazlo mejor la próxima vez.

Asegúrate de beber suficiente líquido. Muchas veces ayuda disolver una pizca de sal en el agua. Esto le aporta al cuerpo electrolitos importantes.

Bebe una taza de té (p. ej., una manzanilla).

A algunas personas les ayuda disolver una cucharadita (3,5 g) de polvo de hornear en 250 ml de agua y beberla para combatir el ardor de estómago durante el período de ayuno.

Asegúrate de beber suficiente líquido. Muchas veces ayuda beber un vaso de agua con una pizca de sal disuelta. Esto le aporta al cuerpo electrolitos importantes.

Si no mejora, come algo y continúa al día siguiente como antes.

Reduce las bebidas con cafeína y no bebas café después de las 15 horas.

Mantén una buena higiene del sueño, por ejemplo, asegúrate de que la temperatura del dormitorio sea fresca y desconecta todos los dispositivos (smartphone, PC, TV) al menos una hora antes de acostarte.

Si el hambre te impide dormir, incluye alimentos ricos en proteínas en tu última comida. Esto te mantendrá saciado durante más tiempo.

Beber mucho líquido propicia la eliminación de toxinas a través de la orina al tiempo que humedece la cavidad oral.

Los tés de hierbas (p. ej., hinojo, anís o salvia) favorecen un aliento agradable. Un aerosol para la garganta también puede ayudar.

  • Bebe un gran vaso de agua en ayunas.
  • Las semillas de lino o las cáscaras de psyllium (2-3 cucharadas) con abundante agua con frecuencia ofrecen un rápido alivio.
  • Come alimentos ricos en fibra.
  • Haz ejercicio con regularidad.

Las fluctuaciones de peso a corto plazo tienen que ver con el balance hídrico del cuerpo.

El balance hídrico puede verse afectado, por ejemplo, por el consumo de sal y cafeína, la ingesta de carbohidratos, el deporte, el estrés, la hora del día y el ciclo menstrual femenino.

Tómate también las medidas corporales y guárdalas en la aplicación. Así podrás controlar mucho mejor tu progreso.

Que tu peso se mantenga estable, no significa que tu cuerpo no esté cambiando. Por eso, tómate las medidas corporales con regularidad.

Si llevas ya un tiempo siguiendo el mismo plan de ayuno, prueba uno diferente para generar nuevos estímulos.

Es importante asegurarte de beber suficiente líquido. Ten paciencia y haz ejercicio con regularidad.

Ten claro por qué decidiste empezar a ayunar. Recuerda tus objetivos. Eso te ayudará a continuar.

  • Si estás aburrido, realiza actividades que te distraigan, como leer un buen libro o salir a pasear.
  • ¿Comes por frustración? No des cancha a tus pensamientos negativos y ocupa la mente con cosas que te den placer y te carguen positivamente.

Pronto te darás cuenta de que el ayuno intermitente te ayuda a resistir los impulsos de comer, liberándote de tus patrones de conducta inconscientes.

Cuando el déficit de calorías es excesivo, puede ocurrir que tu metabolismo se adapte y quemes mucha menos energía. En este caso, menos no es más.

Es preferible asegurarse de que la composición de las comidas es saludable y los alimentos son de calidad para nutrir tu cuerpo de forma adecuada. Dale a tu cuerpo los nutrientes que necesita.

Y estimúlalo con ejercicio y deporte.

Tienes la posibilidad de aplazar o acortar el período de ayuno en el Planificador.

Después, continúa con tu plan semanal como de costumbre.

No te molestes en convencer a los demás de tu elección. Rodéate de personas que sigan un camino similar o que te apoyen.

Únete a nuestro grupo de Facebook e interactúa con otros BodyFasteros.

Planifica tus períodos de ayuno de la manera que más te convenga. O elige uno de los muchos planes diferentes disponibles.

6) Salud

En principio, BodyFast es adecuado para todas las personas adultas, excepto para mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Las personas con enfermedades crónicas o agudas deben consultar a su médico antes de comenzar a ayunar.

Toma los medicamentos y complementos siempre siguiendo las indicaciones de tu médico. ¡Esto tiene prioridad absoluta!

No es aconsejable que mujeres embarazadas o en período de lactancia ayunen sin consultárselo antes a su médico.

Tanto la madre como el bebé tienen necesidades especiales en este período.

El ayuno intermitente activa muchos procesos en el cuerpo:

  • Después de unas 8 a 12 horas de ayuno, tu cuerpo comienza a extraer la energía principalmente de la grasa corporal. Esto reduce tu nivel de azúcar en sangre y, con ello, también la producción de insulina.
  • Cuando el nivel de azúcar en sangre es bajo, tu cuerpo quema mucho mejor la grasa corporal. Otras hormonas responsables de quemar grasas también trabajan a toda velocidad durante el ayuno.
  • Después de unas 12 a 16 horas de ayuno, comienza la autofagia. Se trata de una especie de recogida de residuos celulares en el cuerpo. Durante este proceso, el cuerpo genera nuevas células y descompone las células enfermas y dañadas. Las células no funcionales se transforman entonces en energía.

El término “autofagia” se compone de las palabras griegas “uno mismo” (autos) y “comer” (phagein) y hace referencia a la renovación de las células viejas.

En la autofagia, el cuerpo utiliza las células viejas, dañadas y que ya no son útiles para construir con ellas células nuevas y saludables. La autofagia es una especie de sistema de recogida de residuos y reciclaje del cuerpo.

En 2016, el japonés Yoshinori Ohsumi recibió el Premio Nobel por su investigación sobre la autofagia.

¡Sí! Una vez que el cuerpo ha consumido la glucosa de los alimentos y las reservas de glucógeno del hígado, utiliza los depósitos de grasa como su principal fuente de energía.

Al principio, el ayuno intermitente supone un estrés no habitual para el cuerpo. Y, en ocasiones, puede reaccionar en consecuencia, por ejemplo, con dolores de cabeza, náuseas, trastornos circulatorios y del sueño.

Generalmente, estos síntomas desaparecen de nuevo al poco tiempo. Es importante beber mucho líquido. A veces también ayuda beber un vaso de agua con ¼ de cucharadita de sal marina disuelta.

Si los síntomas no mejoran claramente, consulta a tu médico.

Las personas con enfermedades crónicas deben consultar a su médico si pueden realizar ayunos intermitentes y en qué medida antes de comenzar.

Por lo demás, si tienes un resfriado, una gripe o algo similar, interrumpe el ayuno o sigue un plan más ligero si te sientes con ganas.

Después, cuando hayas recuperado tus fuerzas, comienza de nuevo con suavidad.

Cada vez son más los estudios que confirman que el ayuno intermitente mantiene y mejora la salud, puede prevenir enfermedades o influir de forma positiva en las enfermedades crónicas.

  • El ayuno regular reduce la grasa corporal y los procesos de inflamación y mejora valores como la presión sanguínea, el azúcar en sangre, así como los niveles de insulina y de colesterol.
  • Ralentiza el proceso de envejecimiento. El ayuno intermitente reduce así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o crónicas.
  • Previa consulta con el médico, puede apoyar el tratamiento de alergias, presión arterial alta, artritis reumatoide y muchas más.

Más información y enlaces aquí.

A diferencia del ayuno terapéutico, en el ayuno intermitente la máxima duración de un período de ayuno es de 72 horas. El ayuno intermitente no es una cura, sino que debe convertirse en parte de tu vida cotidiana.

Los períodos de ayuno muy largos solo deben hacerse estando debidamente informado y previa consulta médica. Deben tenerse en cuenta otros aspectos como la cantidad de líquido que se ingiere, el suministro de electrolitos, la flora intestinal, etc.

El ayuno intermitente a menudo tiene efectos diferentes en las mujeres debido a factores hormonales.

Sobre todo los períodos de ayuno más largos (>1 día) pueden provocar desequilibrios hormonales, ya que aumenta la producción de hormonas del estrés. Esto ocurre especialmente cuando el cuerpo aún no se ha acostumbrado al ayuno.

Las mujeres que noten síntomas como pérdida de cabello, cambios de humor, problemas para dormir o irregularidades en su ciclo, deben reducir la intensidad del ayuno y consultar a su ginecólogo.

Sí, existen estudios científicos de larga duración en humanos que lo confirman.

  • Tus células se hacen más resistentes al estrés y a los patógenos.
  • El ayuno intermitente estimula la formación de células inmunes y hace que tu sistema inmunológico vuelva a funcionar con normalidad.
  • La autofagia combate las células enfermas y causantes de enfermedades y limpia y desintoxica el cuerpo, ayudando así a la regeneración.

Existen estudios científicos que señalan que el ayuno intermitente retarda el proceso de envejecimiento.

El ayuno reduce el daño celular y promueve su regeneración. La mejora de la salud y la prevención de enfermedades contribuyen a una mejor calidad de vida y a una mayor esperanza de vida.

El ayuno intermitente no solo tiene efectos en tu cuerpo, sino también en tu bienestar mental. Entre los efectos positivos suelen describirse más energía, claridad mental y una mayor consciencia del cuerpo.

El ayuno intermitente te ayuda a conocerte mejor a ti mismo y tus necesidades. Además, te aporta paz y más tiempo para ti.

Sí, el deporte incluso potencia tu ayuno.

Lograrás los mejores efectos si realizas tu sesión de entrenamiento al final del período de ayuno. En ese momento es cuando la liberación de hormonas de crecimiento es mayor. Lo que es ideal para aumentar y mantener la masa muscular y quemar grasa.

Escucha a tu cuerpo y adapta la intensidad del entrenamiento a tu nivel de energía si es necesario.

Es normal que se reduzca el rendimiento en sesiones de entrenamiento de resistencia más largas. Esto se debe, entre otras cosas, a que el cuerpo todavía debe aprender a extraer la energía de la grasa corporal.

Los entrenamientos de fuerza cortos e intensivos no suelen ser problemáticos y se pueden realizar con normalidad.

En cualquier caso, escucha a tu cuerpo y asegúrate de beber suficiente líquido.

7) Funciones de la aplicación

La aplicación te ayuda a logar tus objetivos personales, más salud y bienestar.

Los planes semanales, recordatorios y estadísticas te brindan estructura y variedad y te permiten hacer un seguimiento de tu progreso.

De este modo adoptas nuevos hábitos saludables de forma natural y sin dietas ni prohibiciones.

En la versión gratuita de la aplicación tienes a tu disposición más de 10 planes de ayuno, un temporizador de ayuno con recordatorios y una sección para tus estadísticas que incluye un rastreador de agua.

Si deseas planes personalizados, desafíos y motivación diaria, puedes suscribirte al Coach.

El octavo y último día de tu plan de ayuno terminas la semana y planificas y comienzas una nueva. De esta manera se evitan desfases.

En principio, puedes adaptar los horarios de ayuno. Lo que importa es la duración, no la hora.

Aun así, te recomendamos mantener el plan todo lo posible. La continuidad es un factor importante para tu éxito.

Por supuesto que sí, si hay razones importantes para hacerlo.

Pero recuerda que la perseverancia merece la pena y te acercará a tu objetivo.

El Desafío de 25 semanas es un incentivo adicional para ti. Intenta que los intervalos entre las semanas de ayuno no sean excesivamente largos para no perder tu progreso.

Por cada semana de ayuno completada con éxito, recibirás un corazón, es decir, un día de planificación de bonificación. Por cada día sin plan de ayuno, pierdes un corazón. Intenta acumular tantos corazones como puedas.

Si utilizas el Coach, este se puede restablecer en la configuración de la aplicación.

De lo contrario, puedes borrar las semanas y las entradas de peso en tus estadísticas simplemente tocándolas.

Si lo deseas, puedes enviarnos un correo electrónico a support.es@bodyfast.de o utilizar la función “Contáctanos” en la configuración de la aplicación.

¡Estaremos encantados de tener noticias tuyas!

Encuentra personas con ideas afines e interactúa con miles de BodyFasteros en nuestros grupos de Facebook o en nuestros canales de Instagram. ¡Eso sí es motivación!

Encontrarás más “Acerca de nosotros”, nuestro equipo y la misión de BodyFast aquí.

8) El Coach

El Coach es el guía personal que te ayudará a lograr tus objetivos de pérdida de peso y salud.

El algoritmo del Coach calcula tu plan de ayuno personal sobre la base de la información que le has facilitado. Esta variación hace que tu cuerpo se vea expuesto constantemente a nuevos estímulos.

De este modo, el ayuno mantiene su eficacia en el tiempo y la motivación alta.

Además, recibirás Daily Coachings y tareas semanales de alimentación, ejercicio y atención para aumentar tu motivación y el éxito.

Puedes suscribirte al Coach mensualmente y elegir entre diferentes períodos de suscripción.

Los precios se pueden consultar en la pestaña Coach de la aplicación. Cuanto más larga sea la suscripción, más económico será el Coach.

El programa Coach es tu camino personal hacia una mejor salud y tu peso ideal. Se adapta a tus objetivos y te guía de la manera más rápida y duradera posible hacia el éxito.

Tu programa Coach te ofrece una variación eficaz de distintos tipos de ayuno, adaptados a tus necesidades. También dispones de programas Coach centrados en las estrategias 16-8, 5-2 y similares, que te permitirán generar nuevos estímulos sin alterar tu rutina diaria habitual.

De este modo evitas los efectos del hábito y el estancamiento.

Los desafíos son pequeñas tareas en el ámbito de la alimentación, el ejercicio y la atención. Te ayudarán a desarrollar hábitos saludables y te guiarán hacia tu objetivo de forma efectiva y con más diversión y motivación.

El Coach te sugiere desafíos que se corresponden con tu progreso. Antes de empezar tu nueva semana de ayuno, puedes complementarla o cambiarla como desees e incluso borrarla.

El Coach también te permite intercalar un Día Comodín una vez a la semana para hacer un descanso.

Al hacerlo, todos los períodos de ayuno pendientes se retrasan un día.

El Coach varía la duración y el horario del ayuno cada semana para mantener activo tu metabolismo. Esto mantiene la eficacia del ayuno.

El Coach aprende de tus progresos y evaluaciones semanales para crear los planes. De este modo, cada semana tu plan será cada vez más personalizado.

El algoritmo del Coach aprende a conocerte mejor por medio de tus progresos y evaluaciones y adapta tu plan de ayuno cada vez más a tus necesidades personales.

Por eso es importante evaluar tu plan al final de la semana de la forma más precisa posible e introducir tu peso con regularidad. Recuerda que “cuanto más mejor” no funciona con el ayuno intermitente.

La continuidad y variación de los planes es mucho más importante para alcanzar realmente tus objetivos. Y el Coach te ayuda con esto.

El Coach diseña tu plan de manera que alcances tu objetivo de la forma más adecuada.

Si los horarios de ayuno no te vienen bien, puedes adaptar el plan de ayuno con el Planificador o intercalar un día comodín.

En cualquier caso, procura respetar todo lo posible el plan original.

Sobre todo para los principiantes es importante acostumbrar el cuerpo al ayuno de forma gradual. Incluso aunque cambies de programa Coach, los días sin ayuno facilitan la adaptación.

Un breve descanso puede tener un efecto positivo en el metabolismo incluso para los BodyFasteros más experimentados.

Load More